lunes, 28 de septiembre de 2020

Barranco La Bolera, 19 Julio 2020.








Ya habíamos descendido este barranco en bastantes ocasiones, pero en esta ocasión, la suerte estaba de nuestra parte, nos encontrábamos el sitio exacto a la hora justa.

Tuvimos la inmensa suerte de llegar a la poza más profunda del barranco justo en el instante en el que el Sol se coló entre las estrechas y escarpadas paredes para iluminar el fondo y convertir lo que hasta el momento era una poza profunda y oscura, en un lugar idílico con aguas brillantes de color turquesa.

No fuimos capaces de captar con la cámara toda la magia del momento, aunque espero que con estas palabras y alguna foto os lo podáis imaginar.

Es increíble cómo puede cambiar tanto un lugar por un simple rayo de luz.